fbpx

¿Quieres de verdad

Escritura Consciente

¿Llevas mucho tiempo escribiendo y no acabas de hacerlo «bien»?

Vas peregrinando de taller en taller, de un profesor a otro, y todos son maravillosos, pero tú no acabas de sentirte a gusto con lo que escribes. Sientes que ya sabes todo lo que hay que saber sobre narradores omniscientes y protagonistas, sobre conflictos y cambios… pero siempre hay una pieza importante que se descuadra en tus historias. Te aburres de ellas. O ellas se aburren de ti.

Dejar de escribir no es una opción, pero hacerlo se ha convertido en un círculo vicioso de desánimo. Robas tiempo a los niños, al trabajo o a tu pareja para poder escribir unas líneas o unas páginas a la semana, ¿y para qué? ¿Tiene sentido hacer este esfuerzo si estás tan lejos de escribir como los «grandes»?

¿Realmente merece la pena?

¿Tus historias no acaban de tener un sentido profundo o no sabes cómo reflejarlo? ¿Te miras demasiado el ombligo y no conectas realmente con los lectores en un acto de transmisión? ¿Dónde se quedaron los relatos inspirados del pasado? ¿Cómo deshacerte de toda esa técnica que —como un corsé demasiado apretado— no deja respirar a tus personajes? ¿Echas de menos la inspiración? ¿Te sientes atrapado en un callejón sin salida?

Reconócelo, a lo mejor estás demasiado metido en tus problemas y te falta justo lo más importante para escribir de verdad: relajarte, dejarte traspasar por la realidad y devolvérsela al lector —filtrada por tu forma particular de ver el mundo—en un acto puro de generosidad.

Cuando comenzaste a escribir tenías más apertura pero te faltaba técnica. Ahora has aprendido la teoría pero te falta fluidez.

Hay que ir a la raíz del problema: tu mente

El proceso de asimilación de la técnica es lento y costoso. Llegará un momento en que te puedas olvidar de ella, relajarte de nuevo y fundirte con el lector. La cuestión es cuándo y cómo. El problema no tiene tanto que ver con tus capacidades sino con tus pensamientos y la forma en que te aferras a ellos. Tenemos la tendencia de pasarlo todo a través del filtro mental de la razón, y eso acaba aplastando la creatividad.

Cuando escribimos trabajamos con la mente. Así que la raíz del problema siempre puedes buscarla en tu mente. ¿Cómo te relacionas con tus pensamientos? ¿Qué haces con las emociones? ¿Tus personajes están realmente vivos o les impones tus creencias? ¿Interpones una distancia entre la historia y tú? ¿Estás fuera o dentro? ¿Lo pasas todo por el intelecto? ¿Estás dispuesto a pasarlo tan mal como tu protagonista? ¿Sientes que te escapas constantemente del clímax?

Los «grandes» aprendieron a alcanzar un estado de consciencia panorámico en que la técnica es solo el cauce para que el río de la realidad desemboque en mar abierto.

Estos son los pasos que te propongo:

1

Suelta el control

Llevas demasiado tiempo controlando y esforzándote, así que es el momento de que te relajes y tomes contacto con tu cuerpo, tu corazón y tu mente. En ellos está la verdadera historia que quieres contar. En cuanto abras la válvula, brotarán de ti situaciones que nunca antes habrías pensado que pudieran salir. La escritura es gozo y libertad. Para escaparte de los mismos mecanismos mentales de siempre has de pillar a tu mente in fraganti a través de la creatividad.

2

Vive en tus personajes

Desaparece del mapa: tu historia no te necesita, no precisa un aburrido notario que tome acta de lo que hacen o dejan de hacer los personajes. Tú eres tus personajes, así que déjalos en paz y no los trates como marionetas. Has de estar al servicio de la historia, y no al revés. Permanece en continuo contacto con la vivencia emocional, y usa las herramientas que tengas a tu disposición para trasladársela al lector.

3

Sumérgete en la revisión

Las historias no suelen salir a la primera. Escribir es generar borrador tras borrador. La revisión es parte del proceso creativo, y no un tedioso trámite racional por el que hay que pasar para que te pongan un sello de «finalizado». Si no aprendes a revisar desde la inmersión te quedarás siempre en el terreno del aprendiz y no adquirirás maestría. Has de meterte en el pellejo del lector y revisar desde ahí.

Te ofrezco

Conseguirás...

Ha llegado el momento de dejar de lanzar balones fuera y trabajar la escritura desde tu autenticidad como persona a través de tus personajes.

El Contenido del curso

1. A por una voz propia
2. El narrador y su discurso
3. Qué contar
4. Cómo contar
5. Escribir con los ojos
6. Ver para creer
7. Componer una historia
8. El relato como sistema solar
9. Encarnarse en el personaje
10. Tipos de personajes
11. El tiempo de la acción
12. La relatividad del tiempo
13. Atmósferas
14. El extrañamiento
15. Viaje a través del mundo emocional
16. Las situaciones límite
17. El doble filo de las buenas historias
18. Lo que se dice y lo que no se dice

Sé de lo que hablo

Soy Isa Cañelles y de pequeña casi no hablaba, así que me refugié en la lectura y en la escritura. Sin ellas, habría sucumbido a la desesperación, así que les he sido fiel el resto de mi vida y aquí me tienes.

El talento es una patraña

Luego realicé la carrera de Filología Hispánica, y a los veinte años empecé a impartir clases de creación literaria. Por ellas han pasado multitud de personas de todo tipo, muchas de las cuales ahora están en las librerías de todo el país. Y he comprobado que eso del «talento» es una patraña, o digamos que solo se trata de cierta facilidad innata para el desarrollo de cierta disciplina artística, pero que lo esencial tiene que ver con otras cualidades de la persona que se pueden trabajar: la perseverancia, la capacidad de escucha, la confianza, la apertura de corazón, la flexibilidad, el sentido del humor… Con todo eso me gusta trabajar en clase, combinando la «técnica» con la actitud de la «persona».

El curso de los marines

Al curso de escritura consciente me gusta llamarlo el de «los marines», porque es un entrenamiento intensivo con los patrones mentales de cada uno, con todo aquello que está impidiendo que te abras y sirvas como canal. Se trabaja no solo con la fase de la escritura sino con la fase de la revisión, y se analizan textos consagrados para entender que ser «grande» o «pequeño» es una cuestión de actitud, y que tú también puedes aspirar a ello. Es más, que cultivar una auténtica aspiración te acercará al resultado.

Te enseño a vivir escribiendo

Aparte de mis muchos años de experiencia como profesora de creación literaria, también llevo mucho meditando, he realizado una formación en psicología contemplativa, y he invertido un ingente trabajo y esfuerzo en relacionar estas disciplinas. Esto hace que mis cursos sean diferentes: no te enseño exactamente a escribir bien, sino a vivir de una forma más consciente y amorosa a través de la escritura.

Esto es lo que dicen quienes han trabajado conmigo:

«Siempre me había apetecido escribir ficción, después de muchos años de escribir solo informes y correos electrónicos de trabajo. Era consciente de que necesitaba conocer las técnicas de la escritura, que se van explicando muy bien durante el curso, y que vas asimilando poco a poco, avanzando en cada relato, en el que incorporas un nuevo elemento. Mi principal problema al principio era meterme en los personajes, y encontrar su voz. Escribía desde fuera, como un periodista o un consultor. Pero a las pocas semanas, gracias en parte a la meditación, y sobre todo al asesoramiento de Isabel, empecé a entrar en ellos, a escribir desde sus emociones y sentimientos. Descubrí que escribir es sentir y sufrir como tus personajes, alegrarte y sorprenderte con ellos. Ese es el mejor regalo que me ha quedado para siempre de este curso».

Mariano Baratech

Madrid

«Antes de este curso centraba la calidad de mi escritura en la técnica, y el trabajo personal era algo independiente. Gracias a esta experiencia, entendí que mi crecimiento afecta a la construcción de personajes y conflictos, y que la escritura, desde aquí, se torna veraz. Isabel es una escritora y una transmisora de conocimientos serena, sensible, cercana y confiable; canta las verdades con sinceridad pero te arropa, enaltece lo bueno de cada texto y persona sin dejar de animar al crecimiento».

Muriel Villanueva

Barcelona

«A medida que hacía esfuerzos por encontrar fórmulas narrativas también descubrí otras maneras o fórmulas para narrar mi propia vida. Me sentí en control y a la vez más libre».

Silvina Daniela Rodríguez

Salobreña, Málaga

¿Has decidido que quieres ir a la raíz del problema y

Cómo

Cuándo y dónde

¿Cuánto?

Plan mensual

132 al mes
  • Pago fraccionado en nueve cuotas

Plan Premium

1.100 Pago único
  • Si pagas el curso completo te ahorras 90 euros.

Plan Trimestral

380 al trimestre
  • Pago fraccionado en tres cuotas. Te ahorrras 45 euros

Es para ti si...

No es para ti si...

¿Dudas? Preguntas frecuentas

Sí. Has de tener experiencia en talleres literarios o varios años escribiendo por tu cuenta.

El curso te llevará un mínimo de tres horas semanales. Si es más, mejor. Es un curso en el que conviene sumergirse al máximo, porque así lo aprovecharás bien. No obstante, es imposible estar a cien todo el tiempo. Puedes ajustar el tiempo que le dediques a tus posibilidades, siempre que cumplas con los mínimos.

¿Cuánto te gastas cada vez que vas al cine o te vas a comprar ropa? Piensa que muchas veces los gastos tienen que ver con las prioridades. Con este curso estás invirtiendo en TI, y en una mejor relación con todo lo demás, lo que te generará mucha más rentabilidad que cualquiera de las compras superfluas que puedas realizar a lo largo del año. Y si realmente estás muy apurado/a de dinero, te recomiendo que empieces a ahorrar para la próxima convocatoria. También te recomiendo que te leas este artículo de mi blog.

Es importante asistir a todas las sesiones, pero si por razones de causa mayor no puedes dejar de faltar a una sesión, recibirás la grabación de esta y los materiales correspondientes. Y si tuvieses que abandonar el curso por algo ineludible, no se te devolverá el importe, pero se acumulará (durante un año) para que te puedas apuntar en la siguiente edición.

Si no quieres comprometerte este curso no es para ti. Yo aporto todo mi conocimiento, mi implicación y mi compromiso, así que necesito el tuyo para poder garantizarte unos buenos resultados.

Si te surge un imponderable y no puedes asistir al curso, si me avisas con más de 20 días antes del comienzo de este, te devolveré el importe restando los gastos bancarios y administrativos. Si me avisas después, no se te devolverá el importe, pero podrás usarlo para la siguiente convocatoria o para otros cursos míos en el plazo de un año.

Si deseas más información sobre este curso, rellena el siguiente formulario

¿Quieres conectar con tu inspiración y ser realmente generoso con tus lectores?