Blog

Las trampas vitales (parte 1): qué son y cómo reconocerlas

Trampas vitales , un niño con la cabeza metida en una caja, ha caído en su propia trampa. Reinventa tu vida -Jeffrey E. Young y Janet S. Klosko

No sé si a ti te pasa, pero a mí hay situaciones muy desagradables que se han repetido una y otra vez a lo largo de toda mi vida. Y creo no ser la única. Por ejemplo, se han producido muchos eventos en mi vida en los que me he sentido abandonada, y también excluida, desvalorizada o criticada. Normalmente, atribuimos estos sentimientos al mundo exterior: «me han abandonado», «¿por qué me excluyen?», «nadie me valora», «no paras de criticarme»…

Sin embargo, el malestar que te provocan estas situaciones no se produce fuera de ti, sino dentro. Podríamos decir que, aunque haya un detonante o un disparador externo, la explosión se produce en ti. Y el hecho de que estas cosas sucedan una y otra vez, te debería hacer sospechar que algo hay que tú puedes hacer al respecto y que no depende de los demás.

Cuando tomas la decisión de dejar de echar la culpa de todo lo malo que te sucede a las circunstancias externas y tomar cartas en el asunto, esto te produce bastante vértigo, ya que no estamos acostumbrados a responsabilizarnos de nuestra vida. Pero también resulta muy liberador y estimulante saber que las cosas que más te han hecho y te hacen sufrir no son inevitables, sino que con perseverancia y consciencia, las puedes cambiar.

Entonces, el primer paso para afrontar este tipo de patrones repetitivos que te hacen sufrir sería dejar de atribuírselos a los demás. El segundo paso sería observar con detenimiento qué ocurre en estas situaciones, qué te hace caer en la misma trampa una y otra vez, para poder detectarla en el futuro y desactivarla antes de que se convierta en un drama. También es muy útil saber de dónde proceden y cómo se han creado estos mecanismos internos que te llevan, una y otra vez, a un callejón sin salida.

Pero mejor empecemos por el principio.

Según Jeffery E.Young y Janet S. Klosko, una trampa vital es un patrón que se inicia en la infancia y se repite durante toda la vida Clic para tuitear

¿Qué son las trampas vitales?

Según Jeffrey E. Young y Janet S. Klosko en su libro Reinventa tu vida, una trampa vital es un patrón que se inicia en la infancia y se repite durante toda la vida. Suele empezar como algo que nos transmiten nuestras familias. Si fuimos abandonados, criticados, sobreprotegidos, maltratados o rechazados, puede ser que la trampa vital conforme una parte de nosotros. Con el tiempo, y aunque crezcamos y nos marchemos de la casa familiar, se repiten esas mismas situaciones en que somos maltratados, despreciados, desvalorizados o controlados, lo que dificulta mucho la consecución de nuestros propósitos en la vida.

Cuando una trampa vital se activa, conlleva sentimientos muy intensos que pueden tener que ver con la ira, la tristeza, la ansiedad, la desesperación… y aunque aparentemente tengas todo lo esencial (un buen trabajo, una pareja, amigos, etc.) a menudo no puedes saborear la vida, y repetidamente te hundes en situaciones dramáticas.

Desvelar las trampas vitales no es tarea fácil e implica un enfrentamiento constante contigo mismo, o con lo que crees que eres, pues en esa manera de afrontar las situaciones tienes depositada muy buena parte de tu identidad. A cambio, podrás descubrir la manera en que actúan estas trampas en tu vida y el modo de contrarrestarlas, hasta que esos patrones destructivos queden desactivados y no tengan efecto sobre ti. Esa es mi experiencia, al menos.

¿Por qué se repiten?

¿Por qué repetimos conductas? ¿Por qué volvemos a reproducir nuestro dolor y prolongamos nuestro sufrimiento? ¿Por qué no construimos mejor nuestras vidas y escapamos de estos patrones? Casi todo el mundo repite de una forma adversa los patrones negativos de la infancia. Por una u otra razón, recreamos en la vida adulta condiciones similares a aquellas que fueron tan destructivas en la infancia. Una trampa vital es la forma de reproducir estos patrones o esquemas.

Las trampas vitales son creencias profundamente enraizadas, aprendidas en los primeros años de vida, que nos aplicamos a nosotros mismos y al mundo. Estos esquemas son centrales en el concepto que tenemos de nosotros mismos, y renunciar a creer en ellos es como abandonar la seguridad de saber quiénes somos y cómo es el mundo; por lo tanto, nos aferramos a ellos, incluso cuando nos perjudican. En cierto sentido, nos hacen sentir como en casa, aunque esa casa sea un infierno. Este es el motivo por el cual caemos en estas trampas una y otra vez y son tan difíciles de cambiar estos patrones.

Las trampas vitales luchan por sobrevivir, intentan asegurar su supervivencia. En la infancia te permitieron adaptarte a tu familia lo mejor posible. De adultos pueden destrozarte la vida. Clic para tuitear

Cómo reconocer una trampa vital

Las trampas vitales tienen 3 características que nos permiten reconocerlas:

1. Son temas de por vida. Aparecen en la infancia y se repiten a lo largo de la vida. Puede ser el abandono, la privación emocional o cualquier otro, pero el resultado final es que de adultos recreamos las mismas condiciones dolorosas de nuestra infancia.

2. Son autodestructivas. Si padeces una trampa vital, te sientes atraído por las situaciones que la ponen en funcionamiento como una polilla atraída por la luz. Es un esquema que marca y daña el concepto que tienes de ti mismo, tu salud, tus relaciones con los demás, el trabajo, tus estados de ánimo…

3. Luchan por sobrevivir. Cuando se ponen en funcionamiento, intentan asegurar su supervivencia, como los virus. En tu interior, sientes un fuerte impulso que te lleva a mantenerlas. Las trampas vitales son modelos que conoces y, aunque te perjudiquen, resultan cómodas y familiares. Te permitieron adaptarte en la infancia a tu familia lo mejor posible, y hay algo en ti que te hace creer que seguirás arreglándote con ellas de adulto. Cumplieron su función en la infancia y gracias a ellas pudiste sobrevivir, pero de adulto pueden destrozarte la vida.

Según mi experiencia, cuando una trampa vital se activa, puedes sentir un verdadero «impacto» en tu cabeza, como si de pronto se produjera una detonación y te quedaras completamente aturdido por unos momentos. En mi caso, después se produce como una niebla que me impide ver las cosas con claridad, como si estuviese metida en un túnel y solo pudiese ver una sola cosa (la rabia, la desesperación o lo que sea). En ese momento, te sientes como un niño al que acaban de agredir y, sea cual sea tu reacción, posiblemente nazca del automatismo, y debajo de ella esté el miedo (a no ser amado, a ser agredido, a no encajar, o lo que sea).

Las trampas vitales aparecen cuando hay algo en la infancia que haya hecho peligrar tu seguridad básica.Las influencias destructivas de nuestra infancia interaccionan con nuestro temperamento y conforman las trampas vitales Clic para tuitear

¿De dónde provienen las trampas vitales?

En la mayoría de los casos, las trampas vitales aparecen cuando hay algo en la infancia que ha hecho peligrar tu seguridad básica, tus vínculos afectivos, tu autonomía, tu autoestima, tu forma de expresarte libremente o unos límites apropiados (que serían aquellos factores que un niño necesita para crecer sano).

Aquí van algunos ejemplos de situaciones que pueden estar en el origen de la trampa vital:

  • Uno de tus padres te maltrataba y el otro tenía una actitud pasiva e indefensa.
  • Tus padres fueron distantes emocionalmente y esperaban mucho de ti.
  • Tus padres discutían todo el tiempo. Estabas siempre en el medio.
  • Uno de tus padres estaba enfermo o deprimido y el otro estaba ausente. Te convertiste en el cuidador.
  • Te aferrabas a uno de tus padres. Esperaba que te comportaras como el sustituto del esposo/a.
  • Uno de tus padres tenía miedo a la soledad y se aferraba a ti, sobreprotegiéndote.
  • Tus padres te criticaban. Las cosas que hacías nunca estaban bien hechas.
  • Tus padres te mimaban demasiado y no te ponían límites.
  • Tus amigos o compañeros te rechazaban o te sentías diferente de ellos.

Las influencias destructivas de nuestra infancia interaccionan con nuestro temperamento y conforman las trampas vitales. Nuestro temperamento determina en cierta medida cómo respondemos a ese trato. A pesar de que tengan el mismo entorno, dos niños pueden reaccionar de forma muy diferente: ambos pueden ser maltratados, pero quizá uno reaccionará de manera pasiva, mientras el otro luchará en contra.

__________________________________

En la parte 2 de este artículo te compartiré los tipos de trampas vitales que se pueden dar, así como los pasos y herramientas que te ayudan a superarlas. Déjame en comentarios qué te ha parecido este primer bloque para conocer tus impresiones sobre este tema y poder profundizar más si así lo deseas.

__________________________________

Te recuerdo que en estos días y hasta el próximo 25 de octubre está abierta la preinscripción al acompañamiento Romper el hielo con dos bonus únicos y exclusivos si te inscribes ahora. Descubre cómo la escritura terapéutica y la meditación te abre el camino a la sanación de tu alma. ¡Te espero dentro!

6 comentarios en «Las trampas vitales (parte 1): qué son y cómo reconocerlas»

  1. Gracias Isa, de corazón. Desentrañar mis trampas vitales, que eran muchas, a tu lado, con tu ayuda y con la ayuda de un grupo de mujeres excepcionales, marcó un antes y un después en mi vida. De vez en cuando siguen apareciendo, pero ya sé cómo se llaman y ya sé que el cariño y el respeto hacia mi misma y los límites hacia el exterior son el único camino para vivir en paz. No es fácil asumir la responsabilidad, darse cuenta de que en ti y solo en ti está la única respuesta y la única solución posible.
    Gracias por ese acompañamiento mágico que fue para mi Romper el Hielo (para mi y creo q para otras seis mujeres más, que hicimos piña y aprendimos a mirarnos y vernos con amor y compasion)
    Un abrazo de los grandes
    Inés

    Responder
  2. Muy interesante Isabel.
    Las trampas vitales son creencias profundamente enraizadas,» Sí, en fin…
    Completamente de acuerdo con las 3 características de las trampas Vitales y con su procedencia.

    Dos niños pueden reaccionar de manera muy diferente al ser maltratados.

    ¿De qué depende esto? De qué esos dos niños tengan un temperamento distinto.
    ¿Y qué dos niños tengan un temperamento distinto de que depende? ¿De la educación que le han dado los padres y los valores que les han inculcado? ¿Y por eso uno es más fuerte mentalmente que el otro y puede afrontar mejor el maltrato aún siendo hermanos y habiendo recibido la misma educación?

    Muchas gracias Isabel
    Abrazo fuerte.

    Responder
  3. Hola Isa. Qué interesante e importante LAS TRAMPAS VITALES . Han asado tantos años desde que fuí niña y sin embargo es algo que se lleva con una. Dentro de una misma.Creo que es muy difícil desprenderte de ellas. Yo al menos lo creo así. Es algo que va dentro de tí y de lo que no eres consciente pero ahí lo llevas. Esas trampas vitales determinan tu forma de ser, sobre todo si no has sido consciente que que las llevas encima.
    Ah Yo también te digo que ROMPER EL HIELO fue una lección que nos diste muy valiosa. A mí me valió de mucho y te lo agradezco un montón. Además el grupo estuvo todo unido y nos aceramos las unas a las otras con toda nuestro amor. Gracias de nuevo, querida Isa.
    Espero la segunda parte de LA TRAMPA VITAL

    Responder

Deja un comentario

Buscar

¿Quieres aprender a escribir y meditar?

Suscríbete ahora y recibe gratuitamente mi guía para escribir y meditar. Tendrás además acceso a artículos semanales sobre escritura, meditación y trabajo con las emociones, acceso a las meditaciones guiadas en directo y mensuales, así como a recursos para vivir con plenitud y sin autoengaños

¿Quieres conocer mis cursos?

Abrir chat
1
¿Necesitas más información?
Hola,
¿Cómo puedo ayudarte?