Blog

No frivolicemos

Hisorias sin frivolizar

Cuando el autor se toma su historia a cachondeo, se burla de los personajes y los maltrata narrativamente hablando (o sea, no les es fiel como autor), aunque el lector se sonría en determinados momentos, le es imposible entrar en la historia.

Hay que ser fiel a ciertas reglas de la narratividad para poder romper otras.

Para romper el sueño de la ficción y poder parodiarlo, primero hay que crearlo. Es decir, hay que ser fiel a ciertas reglas de la narratividad para poder romper otras. Si nos fijamos en ciertas obras paródicas, como por ejemplo algunas de Italo Calvino (me estoy acordando de Si una noche de invierno un viajero…) o de Roberto Bolaño (también muy dado a este tipo de juegos), se cuidan mucho de introducir al lector en la historia antes de romperle los esquemas.

Los personajes, por más que tiendan a la caricatura, están cuidadosamente retratados, los diálogos cumplen con su doble función de mostrarnos a los personajes y hacer avanzar la historia y la línea de acción nos hace mantener el interés. Si se rompe con todo y se frivoliza el propio hecho de narrar, se arruina de antemano toda complicidad con el lector.

Deja un comentario

¿Quieres aprender a escribir y meditar?

Suscríbete ahora y recibe gratuitamente mi guía para escribir y meditar. Tendrás además acceso a artículos semanales sobre escritura, meditación y trabajo con las emociones, acceso a las meditaciones guiadas en directo y mensuales, así como a recursos para vivir con plenitud y sin autoengaños

¿Quieres conocer mis cursos?

Un viaje hacia tu centro con prácticas de meditación, propuestas de escritura y exploración corporal

Inscripción abierta hasta el 1 de julio

Inicia el viaje hacia tu autoconocimiento este verano

Abrir chat
1
¿Necesitas más información?
Hola,
¿Cómo puedo ayudarte?