Blog

Desbloquea tu creatividad: la escritura como expresión corporal

Encuentro presencial de Escritura y cuerpo en Madrid. Escribir desde el cuerpo

Autora: Mercedes Adán

Siendo honesta, el tiempo que estuve dando vueltas a la idea de trabajar uniendo la escritura y el cuerpo, tuve sensaciones muy contradictorias. La voz autoritaria de mi cabeza me decía «tú qué sabes, no tienes ni idea de eso»; y en otras ocasiones, oía una vocecita amable y muy convencida decir «pero claro, es una idea genial, si a ti te ha salvado la vida usar la escritura en conexión con el cuerpo, como no le va a servir a más gente».

Tuve una pelea interna que me llenó de dudas: los escritores van a pensar que esto en una frivolidad, tus amigos de baile y corporal que menuda pedante eres, ya hay un montón de cosas sobre esto, ¡qué valor tienes, si no eres la mejor en nada!

En fin, mis voces internas son insoportables, ya os lo digo, tenéis la gran suerte de conocerme a mí y no a ellas. Las tengo todo lo escondiditas que puedo.

Me encanta darme cuenta de lo que siento en el cuerpo.Estoy muy agradecida a esas sensaciones del cuerpo. Me permiten regular lo que puedo o no hacer, pararme, trazar un plan o decidir en el instante. Clic para tuitear

Y luego, estaba esa mezcla de emoción y miedo, entre la garganta y algún lugar del pecho cercano al corazón. Me encanta darme cuenta de lo que siento en el cuerpo. Ahora que presto atención, son grandes ayudas, miguitas de pan que aparecen para que no me pierda, cajas sorpresa donde puede estar justo eso que necesito, como un conductor encuentra un teléfono en la carretera para avisar de una avería, o un bombero rompe el cristal y saca rápidamente el extintor si es necesario. Estoy muy agradecida a esas sensaciones del cuerpo. Me permiten regular lo que puedo o no hacer, pararme, trazar un plan o decidir en el instante.

Me di cuenta de que necesitaba ayuda y apoyo de algunas personas para dar el salto a hablar de la escritura y del cuerpo, y que el miedo no me paralizase. Sentir que tenía red.

Antes de las primeras clases me puse realmente enferma, con unas neuralgias que me hacían llorar de dolor. Pero gracias al proceso, hasta las neuralgias fueron beneficiosas. Empecé a sentir la tensión que se formaba en mi nuca y subía por mi cabeza, y me di cuenta de que la ignoraba porque no me permitía parar. La neuralgia volvió, y me di cuenta de que llegaba, relajé mi nuca y me permití el descanso. Ahora estoy observando cómo empiezan mis dolores de cabeza, y cómo es el estrés en mí. No me peleo, y cada vez es más ligero y se va antes.

Y puedo hacer un balance. Ya lo digo con mucha claridad: la mezcla de escritura y cuerpo funciona. Antes lo sabía en mí, ahora lo veo en los demás. Clic para tuitear

Me he ido (bueno, no tanto) de lo que contaba. Vuelvo a que mi cabeza decía que mezclar escritura y cuerpo es de locos. Pues mi cuerpo me colocó un bonito miedo (casi pánico) con el que iba a tener que convivir para poder sacar el proyecto adelante. Pero también había algo en mí, una fuerza, un deseo, yo lo llamaría coraje mezclado con ganas…, que me hacía tirar adelante con esto, una convicción sin fisuras, que no podía parar ninguna de mis voces.

Ya llevamos varios encuentros de Escribir desde el Cuerpo en Madrid, ha arrancado un grupo en Palencia, y he intervenido con propuestas en otros cursos. Y puedo hacer un balance. Ya lo digo con mucha claridad: la mezcla de escritura y cuerpo funciona. Antes lo sabía en mí, ahora lo veo en los demás.

El cuerpo trae la verdad, abre el camino, es el hilo que encuentra el sentido, la sensación desde lo más auténtico y real del momento.La escritura es donde se mezclan pensamiento, emoción y cuerpo, y se produce la alquimia. Clic para tuitear

El cuerpo trae la verdad, abre el camino, es el hilo que encuentra el sentido, la sensación desde lo más auténtico y real del momento. Si escribo en conexión con ella descubro algo nuevo. La escritura es donde se mezclan pensamiento, emoción y cuerpo, y se produce la alquimia. Voy a contarte con más detalle esto que asoma en cada encuentro.

1. Sobre el cuerpo

El cuerpo se suelta y a la vez se vuelve consistente. Le damos su espacio y le dejamos expresarse. Es posible que sea esto lo más importante. A veces se toma conciencia de algún dolor que, en realidad, ya estaba ahí, pero no lo podemos prestar atención antes porque tenemos un montón de cosas que atender. Esto de no prestar atención a lo que duele o pide el cuerpo, ¿no es más de locos que hacer un curso de escritura y cuerpo? Y también conectamos con la vitalidad, y según los días y los grupos, con diferentes estados y emociones. Diría que conectamos con la vida. Si dejamos al cuerpo expresarse, mostrarse, soltarse… trae lo que necesitamos.

2. Sobre la escritura

El objetivo de escribir en este curso es hacerlo de verdad y desde la verdad. Vamos a observar, y dejar que salga, lo más real del momento. La escritura también se suelta y es la que habla a la escritora del momento, sus recursos, su necesidad… y del relato que tiene a su disposición para hacer un viaje de ficción, con aquello en lo que se quiera indagar.

El resultado, al unir estas partes, te completa de alguna manera. En la ficción, lo que ocurre se vuelve más real, más concreto, más libre, con más sentido. Parece una paradoja, pero es así, tal vez necesitamos contarnos cada capítulo de nuestra vida para entenderla. Estamos tan metidos en nuestra película, que es necesario filmarla y verla en la pantalla para entender. Solo así el cuerpo avanza entre los obstáculos que estaban escondidos, y la escritura resuelve.

Usar el cuerpo y la escritura como un lugar de descubrimiento es volver a ser niños curiosos que no saben, que miran asombrados y se acercan con ojos golosos a la novedad y se atreven a probar cualquier cosa que se les ocurra. Nos volvemos niños que se atreven a ser.

Podemos soltar las cuerdas que sostienen nuestro cuerpo de adulto y dejarlo tirarse al suelo como hacíamos cuando jugábamos a indios y vaqueros, o a las canicas, o al escondite. Y si no lo has hecho nunca, ahora puedes ser niño y vivir el momento, sin la necesidad de sacar partido a nada, solo por estar un rato en el ser y disfrutar.

Puedes explorar tu cuerpo y tu escritura como si fuera un campo de hierba y amapolas en el que puedes hacer de todo. Encontrarás gusanos o una víbora, harás la croqueta o un ramo de amapolas, o solo tomarás el sol, quién sabe… Es necesario darse un espacio en este mundo que empuja hasta la velocidad de los planetas.

_____________________________________

Te puedes apuntar a la sesión de Escribir desde el Cuerpo «De la mirada de la hormiga a la del águila», el sábado 10 de febrero en Espacio Estima, Calle Lavapiés, 10, 28012 Madrid. Será de 10 a 14 horas. Para reservar, envía un whatsapp a Mercedes Adán, tel. 665 67 00 66.

2 comentarios en «Desbloquea tu creatividad: la escritura como expresión corporal»

  1. Hola Mer,

    Me gusta mucho tu post, como siempre.
    Qué dificil efectivamente es la lucha entre lo que nos dicen las voces internas y las emociones de emoción y miedo; pero al final

    Me gusta mucho «Sentir que tenía Red » es fundamental tener personas que te apoyen de verdad, no como mi madre que desmoraliza.
    «Pues mi cuerpo me colocó un bonito miedo (casi pánico) con el que iba a tener que convivir para poder sacar el proyecto adelante. Pero también había algo en mí, una fuerza, un deseo, yo lo llamaría coraje mezclado con ganas…, que me hacía tirar adelante con esto, una convicción sin fisuras, que no podía parar ninguna de mis voces.» Me encanta este párrafo, coraje mezclado con ganas, ese ❤️ corazón y coraje que tienes Mer son las que te han ayudado a vencer tus miedos y panicos y sacar tu proyecto adelante Escribir desde el Cuerpo en Madrid y Palencia.

    «Puedes explorar tu cuerpo y tu escritura como si fuera un campo de hierba y amapolas en el que puedes hacer de todo.» Qué frase tan bella y llena de sensibilidad, me imagino un día de junio sin calor ni frío, me turno en ese campo de hierba y amapolas y repiro dejándome oler esas amapolas con los ojos cerrados y después los abro y miro el cielo azul, solamente se oye el ruido de la naturaleza, y miro a derecha e izquierda y las amapolas me rodean.
    Muchas gracias Mer.

    Abrazo fuerte.

    Responder
    • Marta, yo creo que cuando quieres algo, buscas las herramientas para lograrlo y trabajas en ello, pones mucho en marcha para que al final ocurra. La red también se encuentra según descubres tus necesidades.
      Gracias por comentar siempre, me gusta y ayuda mucho.
      Un fuerte abrazo,
      Mer

      Responder

Deja un comentario

Buscar

¿Quieres aprender a escribir y meditar?

Suscríbete ahora y recibe gratuitamente mi guía para escribir y meditar. Tendrás además acceso a artículos semanales sobre escritura, meditación y trabajo con las emociones, acceso a las meditaciones guiadas en directo y mensuales, así como a recursos para vivir con plenitud y sin autoengaños

¿Quieres conocer mis cursos?

Abrir chat
1
¿Necesitas más información?
Hola,
¿Cómo puedo ayudarte?